¿Por dónde iba? ¡Ah, sí! Hablando sobre las estrategias black hat SEO. Prohibidísimas, recordad. En el anterior post me enrollé un poco y solamente os pude hablar sobre el spam, pero hay muchas de las que aún no he hablado. Ahí van unas cuantas más:

Black hat SEO

Cuidado con los black hat SEO.

Algunas estrategias black hat SEO tratan de engañar a Googlebot (¡pobres ilusos!). Google ve las páginas web mediante un robot rastreador, el GooglebotGooglebot trata de leer las páginas web como si fuese un humano, algo crucial para posicionarlas correctamente en las páginas de resultados.  El engaño del que hablo consiste en hacer que Googlebot “vea” algo distinto a lo que ven los usuarios. Esto puede conseguirse de varias formas:

  • Empleando texto oculto: se escriben palabras clave en la página, en el mismo color que el fondo de la web, de forma que son legibles para Googlebot pero pasan desapercibidas para el usuario.
    • Usando cloaking: el cloaking muestra un contenido distinto a los buscadores del que muestra a los usuarios. Esto se consigue mediante un programa que identifica si quien está accediendo a nuestra página es un ser humano o un rastreador (lo identifica mediante la IP). Si es humano, se le envía a la página normal; si es un rastreador, se le redirige a una página sopreoptimizada para el SEO
  • Otras personas sin demasiados escrúpulos recurren al plagio de toda la vida. Copiar contenidos de terceros y hacerlos pasar por propios. Esto no solo es algo muy  penalizado por los buscadores, sino que además es éticamente reprochable y, en algunos casos, puede traer problemas legales.
  • Igual que las aves carroñeras, algunos black hat SEO se aprovechan de dominios caducados pero que aún gozan de una buen posicionamiento en internet; los compran y después redirigen el tráfico de estos dominios a las páginas que les interesen.
  • Las llamadas granjas de enlaces son redes de webs que intercambian enlaces entre sí para aumentar su popularidad. Funcionan con el clásico “si tú pones un enlace a mi página en la tuya, yo te lo pongo en la mía”.

Como digo estas son solo unas pocas estratagemas de las muchas que hay. Si estáis pensando recurrir al black hat SEO, os recomiendo que os lo penséis dos veces. Google es cada vez más inteligente y antes o después acaba por cazar a los tramposos. En el SEO, como en muchos otros aspectos de la vida, hay que desconfiar de los atajos.

Os deSEO un buen día

William Penguin