Contenidos

    alt

    Más necesaria que famosa, más útil que conocida y más funcional que practicada es la Inteligencia Emocional. En efecto, existen clasificaciones en la inteligencia, y una de estás categorías es la Inteligencia Emocional. La capacidad de sostener un control adecuado sobre las emociones, el manejo correcto de los sentimientos, la generación de empatías, así como las relaciones personales y el autocontrol son las bases de la IE y sus componentes fundamentales, según David Goleman son:

    • El autoconocimiento emocional: Consiste en ser consciente de uno mismo, sentimientos y emociones que no deben tenerse en cuenta cuando se toman algunas decisiones.  Resulta fundamental para una buena optimización de los resultados en las tomas de decisiones, llegar  a conocerse a uno mismo. Y es que hasta que no nos conozcamos quienes somos, seremos ciegos frente al quienes son.
    • Autorregulación o autocontrol emocional: Tras mucho calibrar se consigue autorregularse, con el objeto de conseguir claridad de pensamiento para facilitar la toma de decisiones y aporta serenidad en situaciones adversas, tanto interiormente como exteriorizadas en una sociedad.
    • La automotivación: Todo el potencial orientado a un mismo objetivo, siendo consciente de que esta decisión la hemos tomado nosotros mismos.  El esfuerzo es constante, e intensivo.

    • Las emociones ajenas reconocidas: Hay gente con el don, otros lo aprenden, los primeros se estancan los segundos evolucionan. La capacidad de generar empatía, reconocer los sentimientos propios en los demás resulta vital para que ni nos tomen el pelo, ni llegar a hacer pasar un mal rato.
    • Relaciones entre personas: Las habilidades sociales, la capacidad de conectar con los demás. Resulta imprescindible para elegir bien vínculos y compañeros de viaje.

    Conocerse a uno mismo a fondo, saber controlarse, auto motivarse, reconocer nuestras emociones en el prójimo y encontrarle el puntillo a relacionarse con las personas, parecen ser las claves para satisfacer las metas que nos propongamos.

    Ahora bien, leerlos es muy fácil, llevarlo a la práctica es una proeza para aquellos con más fuerza de voluntad porque hay que luchar de forma directa con nuestro instintos mas primitivos. Y es que en nuestra carrera de evolución como especie, nuestro sentido de alarma neuronal se ha quedado atrasado  en un mundo tan social como cambiante como en el que vivimos, nos puede jugar malas pasadas.

    En momentos en los que no corremos ningún peligro físico, nuestra amígdala manda un mensaje de urgencia, utilizando un método asociativo que compara una situación presente con una pasada. Cuando las similitudes con una mala experiencia anterior son percibidas por nuestro cerebro, el mensaje de urgencia se envía y lo recibimos en forma de nervios.

    Nada se puede conseguir sin algo de sacrificio, dicen que lo que no te mata te hace más fuerte, a menos de que sufras del corazón o si te codeas en círculos en los que peligre tu integridad física en una discusión verbal, no tienes excusa para no salir y ponerte a prueba en un sinfín de negociaciones.

    Julián de las Heras – CEO

    Artículos Relacionados
    21/12/2018 Cómo buscar trabajo en el extranjero desde España con éxito

    No son poco los españoles que agobiados por la crisis y la falta de oportunidades laborales han...

    24/02/2015 Cómo hacer un currículum de manera profesional y eficaz

    Información en un currículum

    Hacer un currículum debe ser algo más que una lista de datos y trabajos, es un...

    10/03/2014 Consejos y trucos para una entrevista de trabajo exitosa

    Consejos para una entrevista de trabajo

    03/03/2014 Entrevistas de trabajo grupales: consejos para entrevistas en grupo

    Entrevista de trabajo grupalLas entrevistas...

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    1. Avatar lizzethe dice:

      muy bueno