Contenidos

    Corbata RojaMónica y yo entramos en la clase, seguidos por Julián. Pronto me daría cuenta de que Julián siempre dejaba pasar a todo el mundo antes que él. Bueno, llamarlo clase no es muy adecuado, ya que no había pupitres; solo una mesa circular y una pizarra.

    Julián empezó a hablar enseguida. Desde el primer momento estuve convencido de hallarme ante un comercial de primer nivel.  Su forma de moverse, de hablar, de gesticular…, todo en él  desprendía energía y confianza en sí mismo a raudales.

    Julián nos dijo que para hacer una venta era imprescindible causarle una buena impresión al cliente. Lo de la buena presencia -requisito que pedían en todas las ofertas de empleo para comerciales- no se refería al físico, como creía la mayoría (entre los que yo me incluía). Una buena presencia se traduce en pulcritud, amabilidad y confianza en ti mismo. Y para transmitir una buena primera impresión es fundamental el saludo.

    Pensad en el saludo como en vuestra tarjeta de presentación– dijo Julián. Me miro.- Antes  te he dicho que me habías saludado mal. El apretón que me diste fue demasiado flojo y ni siquiera me estabas mirando a los ojos. Un apretón como el tuyo denota inseguridad. Venga, vamos a practicar.

    Nos levantamos los tres y empezamos a darnos la mano. Yo a Mónica, Mónica a Julián y Julián a mí. Parecíamos niños jugando. Con cada apretón notaba que lo hacía mejor. Pronto aprendí que las claves de un buen apretón de manos eran las siguientes:

    • El apretón de manos tiene que ser firme pero no demasiado fuerte (no había que aplastar la mano del otro). Nada de dar la mano blanda, pocas cosas causan peor impresión.
    • No hay que ofrecer la mano con la palma hacia arriba; eso es un signo de debilidad y sumisión.
    • El apretón de manos no debe de ser ni muy largo ni muy corto. Si es muy corto y retiramos la mano bruscamente la otra persona puede pensar que nos desagrada, y si es muy largo puede resultar incómodo.
    • Hay que establecer contacto visual durante el apretón, acompañado de una cálida sonrisa. No se puede mirar hacia el suelo o hacia otro lado mientras se saluda; eso demuestra timidez o, en el peor de los casos, desinterés hacia la persona.
    • Por supuesto siempre levantarse para el saludo, si estamos sentados.
    • El apretón de manos debe ir de arriba a abajo, no atrás y hacia delante.
    • Agarrar con las dos manos la mano del que nos saluda o tocarle el brazo es un gesto de aprecio y de cierta familiaridad. Queda bien si hay confianza, pero puede ser un poco arriesgado si acabas de conocer a la persona.

    Me sorprendió que un simple apretón de manos pudiese tener tanta importancia, pero no sería la última sorpresa. Iba a recibir todo un cursillo acelerado de lenguaje no verbal.

    Artículos Relacionados
    21/12/2018 Cómo buscar trabajo en el extranjero desde España con éxito

    No son poco los españoles que agobiados por la crisis y la falta de oportunidades laborales han...

    24/02/2015 Cómo hacer un currículum de manera profesional y eficaz

    Información en un currículum

    Hacer un currículum debe ser algo más que una lista de datos y trabajos, es un...

    10/03/2014 Consejos y trucos para una entrevista de trabajo exitosa

    Consejos para una entrevista de trabajo

    03/03/2014 Entrevistas de trabajo grupales: consejos para entrevistas en grupo

    Entrevista de trabajo grupalLas entrevistas...

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *